Vallas rotas

La acera inerte se calla en la retaguardia de la hora muerta.    El ojo gris de un hombre hermoso,    la dádiva del agua fría   ...

La acera inerte se calla
en la retaguardia de la hora muerta.
   El ojo gris de un hombre hermoso,
   la dádiva del agua fría 
   sobre las huellas disimuladas;
apenas un niño que fantasea
con comprarle al chino una enorme tijera
y rastrillar el mundo material
con su pistilo fecundante.

Queremos, bajo polvo y madera,
descifrar el drama de los pasillos
de las torres que fueron cárceles
donde se tallaron
los ojos siniestros de los locos;
hinchar de aire los monumentos
y el silencio canalla
que se azota contra los que aprenden.

Porque están rotas las vallas,
al tronar, bajo la bota,
los vidrios espigados del pensamiento.

You Might Also Like

0 comentarios

Política de uso


Todos los textos e imágenes aquí publicadas pueden ser difundidas sin fines de lucro por cualquier medio siempre y cuando se haga referencia al autor. Queda estrictamente prohibido lucrar con una parte o con la totalidad de los textos e imágenes sin previo aviso al autor y sin pagar las regalías correspondientes. Este sitio es completamente autogestivo y utiliza cookies de Google Adds para sostenerse.

--------------------------------------------------------------------------

All images and texts published in this page can be distributed non-profit, but you will need to reference de author. It is forbidden to use a part or the totality of texts and images for economical profit without permission of the author and without paying royalty. This site is completly selfgestive, we use Google Adds cookies to finance it.