sábado, 19 de agosto de 2017

Migraña


La cabeza rota de un golpe de oficina,
el pie desnudo de andar a plomo;
si la desesperación canina
es un diente en el aire,
los ojos podrían servir para arrullar el mar.

Pero los ojos
también
están
muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario