Toca para apoyar mi trabajo.

¿Alguna vez te has preguntado cómo sobreviven los artistas? - Me ayudas mucho con un click

El humanista

PROSA


PROSA


(Al que se ponga el saco)

En la seducción de una letra capital elegante, casi ridícula, en cuyo seno se pronuncia la figura de una mujer antiquísima que fue hermosa, seguramente, a los ojos de los sabios decimonónicos: una jugosa tentación como los líquidos bajo la falda de la chiera; sentado con la impertinencia de Dexter Gordon y el silbido del café y del aeroplano, me dispongo a presentaros a un personaje singular, cuya reputación y buen curriculum hablan mejor de él –y que mejor hablan de él que él mismo-- que lo que yo pueda decir con mi palabra apresurada.
El humanista: experto de las letras y del noble acto de los sofismos; intelectual inorgánico, taciturno, pedante, apenas distinto de su pariente cercano el demagogo; sabio versado del aparato crítico y el pastiche, pasa la mitad de su vida rellenando huecos de citas y bibliografías y haciendo cruces en las casillas de asistencia. Hace de su conocimiento una defensa a sus prácticas y, como estas son tan pocas, más se afana en justificar su inacción con más conocimiento. Revolucionario de sillón, si accidentalmente cambian sus intereses, su discurso accidentalmente toma el curso necesario. Los hay de gran pericia: éstos reservan un discurso lo suficientemente amplio y moldeable para, imperceptiblemente, poner su pluma o su boca en el capítulo conveniente, con tal de no herir susceptibilidades ni contradecir a sus superiores. En el gremio, esta habilidad es entendida como “capacidad de acuerdo”, que es un eufemismo de la sumisión. Protegidos por torniquetes y detectores de metal, los humanistas proclaman el conocimiento para todos y la cultura de la paz tras muros de cincuenta centímetros.
Este sagaz gestor cultural, académico emérito, aplaude la pérdida de su libertad con el automatismo de un locutor de radio y el cínico aspaviento del legislador. Abarrotante de ferias de libro, si es artista muchas veces dejará que su espíritu rebelde lo arrastre a la fama, pues el humanista no es diferente del rockstar y, como un pez de lente oscuro, muere por la boca. Se conoce su habilidad de decir mucho sin decir nada y su debilidad por las becas supone la entrega de su dignidad, arrastrando consigo el ego. Si el humanista oye hablar de ideología, no tardará en trivializar con un categórico “¡panfletario!”, pues es consciente que su posición relativista le impide hablar de ismos, como le prohíbe la acción. Es un sensible, un susceptible, y la crítica siempre le parecerá una ofensa, pues el humanista no distingue el plano personal y el plano de la dialéctica. Su fina debilidad por los diretes de pasillo, podrá llevarlo fácilmente a la difamación, si se siente sobre-cuestionado.
Por suerte, no todos pertenecen a este género de elegantes analistas de teleprompter y de plan de estudio. Los hay en cierto número que no han separado el corazón de la cabeza y que aún conocen la práctica de las viejas máximas; los hay de fórmulas nuevas. Éstos suelen ser los más discretos o los más cínicos y ocupan puestos menores en las universidades y las asambleas. Con el tiempo y la decepción se puede conocer a los auténticos humanistas que bajan poco la cara, la voz y el sentido crítico ante los vicerrectores, ante los vicepresidentes y ante sus vice-nóminas.
El humanista es como la prensa: a todos critica y por la cantidad adecuada vende una hoja de su diario o la red para lo que el cliente guste, incluyendo tipografía y marco teórico.

You Might Also Like

0 comentarios

La forma de apoyarme es haciendo click (no se te pega virus)

Política de uso


Todos los textos e imágenes aquí publicadas pueden ser difundidas sin fines de lucro por cualquier medio siempre y cuando se haga referencia al autor. Queda estrictamente prohibido lucrar con una parte o con la totalidad de los textos e imágenes sin previo aviso al autor y sin pagar las regalías correspondientes. Este sitio es completamente autogestivo y utiliza cookies de Google Adds para sostenerse.

--------------------------------------------------------------------------

All images and texts published in this page can be distributed non-profit, but you will need to reference de author. It is forbidden to use a part or the totality of texts and images for economical profit without permission of the author and without paying royalty. This site is completly selfgestive, we use Google Adds cookies to finance it.